Harvard ha descubierto señales extraterrestres
13 marzo, 2017
Ovni triángular es visto en Pennsylvania
24 marzo, 2017

Descubren el orígen de nuestra Vía Láctea

Polvorienta, con altos índices de formación de estrellas y capas de gas

Nuestra galaxia La Vía Láctea espectacular en forma de espiral donde se encuentra el sistema solar y nuestro planeta la Tierra.  La Vía Láctea pudo ser en sus orígenes masiva, polvorienta, con altos índices de formación de estrellas y grandes capas extendidas de gas, según las observaciones hechas de otras formaciones similares a nuestra galaxia cuando el Universo estaba en sus primeras fases.

La Vía Láctea

Gracias a la alta sensibilidad del telescopio Alma, en el chileno desierto de Atacama, los astrónomos han observado dos galaxias similares a la Vía Láctea cuando el Universo tenía solo un ocho por ciento de su edad actual, según un estudio que publicó este jueves Science.

El telescopio ALMA amplia su capacidad y potencia en equipos y extensión

¿Dondé y aquién pertenece el telescopio ALMA?

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA). Proyecto ALMA, se encuentra en la zona norte de Chile en el desierto de Atacama, una asociación internacional entre Europa, Norteamérica y Asia del Este, en colaboración con la República de Chile, es el mayor proyecto astronómico del mundo.  Se trata de un interferómetro revolucionario que comprende un conjunto de 66 antenas (antenas también llamadas: reflectores o radiotelescopios cuando es de una única antena). Con un coste de más de 1000 millones de euros de socios japoneses, taiwaneses, españoles y chilenos. ALMA es el proyecto astronómico terrestre más grande y costoso actualmente.

El  telescopio LUCIFER será vecino del observatorio del Vaticano, en 2010 ya tenían el Proyecto, este telescopio con el apelativo de Lucifer no tiene nada que ver con ALMA, ha sido estrenado en el Mt. Graham, en Arizona, en el mismo sitio donde el Vaticano tiene su Obseratorio, y uno de los mejores para observar el cielo en todo el continente. El Large Binocular Telescope Near-infrared Utility with Camera and Integral Field Unit for Extragalactic Research, es apodado LUCIFER por sus desarrolladores de EUA, Italia y Alemania.

Telescopio LUCIFE,  en Arizona.

En el mismo lugar donde LUCIFER está instalado opera el Vatican Observatory Research Group (VORG). Según los cientiíficos alemanes responsables de la fabricación de LUCIFER, el nombre no se refiere al diablo sino a la estrella de la mañana y sólo suena “cool”. Los científicos tienen razón en que Lucifer ,”el portador de la luz”, no se refiere al diablo (y sí es un nombre con un sonido “cool”); esto es sólo el resultado de un error en la traducción de un versículo del Libro de Isaías y en su posterior identificación con Satán según explican. Extraño muy raro que la mayor empresa del mundo y potencialmente poderosos la iglesia Católica, forme parte de todo esto, dejará la incertidumbre en más de uno.

Curiosamente Lucifer es el nombre dado para la nueva estrella formada de la ingnición de la atmósfera de Jupiter, en la novela “Odisea Espacial 2010”.

Esas galaxias en espiral que son, como un día fueron la Vía Lactea, están rodeadas de “super-halos” (gran anillo) de hidrógeno que se extienden muchos cientos de miles de años luz más allá de sus discos polvorientos y repletos de estrellas.  Durante décadas, para observar las galaxias distantes los astrónomos han buscado la forma característica en que sus gases absorben la luz brillante de los quásares que se sitúan en un segundo plano de las formaciones estelares.

Ubicación de nuestro Sistema Solar en La Vía Láctea

La luz de esos quásares lejanos al pasar por las galaxias que encuentra en su camino hacia la Tierra puede registrar la “firma espectral”, un tipo de radiación del gas de una galaxia, pero que es muy difícil de detectar. “Imagina una pequeña luciérnaga junto a un proyector de alta potencia.

Eso es a lo que los astrónomos se enfrentan cuando se quiere observar esas versiones juveniles de nuestra galaxia”, señaló el autor principal de estudio, Marcel Neeleman, de la Universidad de California (EE.UU.).

Los intentos de observar directamente la luz de esas galaxias distantes han sido, en su mayoría, infructuosos, pero ahora, un grupo de astrónomos han logrado ver sus emisiones, lo que ofrece la oportunidad “de saber cosas sobre los primeros tiempos de la historia de nuestra galaxia y de otras similares a ella”, agregó. Sin embargo, el resultado no fue el esperado. Pensaban ver débiles emisiones por encima del quásar, pero en realidad observaron “fuertes y brillantes emisiones de carbono procedentes de las galaxias y muy separadas de los quásares situados en segundo plano”, explicó el profesor de Astronomía de la misma universidad, Xavier Prochaska.

Los datos procedentes de ALMA también revelan que ambas galaxias están a unos 12.000 millones de años luz de la Tierra y forman estrellas a una velocidad “moderadamente alta”.

Además han resuelto una cuestión que desde hace una década se hacían los expertos sobre la formación de las galaxias, pues ahora saben que algunas galaxias en sus estadios más incipientes tenían halos que estaban mucho más extendidos de lo que se creía y que pueden ser material empleado para el crecimiento de la galaxia”.

Todos estos descubrimientos son maravillosos, lo que desconocemos aún es como viajar hasta puntos remotos, seguramente ya se han hecho proyectos en los que el viaje interestelar será ya más que ciencia ficción.

Conexión con los telescopios más potentes del mundo

Fuente: EFE, LRP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *