Reconstruir campo magnético para Marte
4 marzo, 2017
Contaminación de Volkswagen causará 1.200 muertes 07/03/17
7 marzo, 2017

Ellos están aquí mucho antes que nosotros

¿Cómo se les denomina? Dioses Ancestrales, Mitología, Ángeles caídos, Historia de nuestra creación… miles de títulos para encontrar la verdad de lo auténtico conocimiento, la pregunta que cuestiona miles de cerebros humanos, ¿Por qué querer saber la verdad?, cuando vivir en la ignorancia nos hace “felices”, es una idea absurda de un conocimiento oprimido, algo que llevamos y sabemos por dentro de nuestro ser, que la verdad está dentro de nosotros.

¿Cómo? ¿Cómo dentro de nosotros? nuestro ADN marca una clara manipulación, un grupo de científicos que trabaja en el Proyecto Genoma Humano Descubren genes extraterrestres en el ADN humano.  La mayoría abrumadora del ADN humano procede de fuera de nuestro planeta en su origen. Lo que vemos en nuestro ADN es una programación en dos versiones: Un gran código y un código básico. Una forma de vida extraterrestre más alta se ocupó de crear nueva vida y plantarla en diversos planetas.  Claro! pero pensar así ante un mundo que implanta ciertos patrones y que te dice como construir tu vida sin libertad ninguna, de un libre pensamiento, que la idea más descabellada puede ser la real, pero se le llama Ciencia Ficción o estar loco.

Las secuencias no codificadas, conocidas originalmente como “ADN basura”, se descubrieron hace años, y su función permanecía siendo un misterio. Los aparentes “genes basura extraterrestres” meramente “disfrutan del paseo” con el duro trabajo de los genes activos, pasados de generación a generación.  Tras un extenso análisis con la ayuda de otros científicos, programadores informáticos, matemáticos y otros expertos, el Profesor Sam Chang se había preguntado si el aparente “ADN basura humano” fue creado por algún tipo de “programador extraterrestre”.  Sobre los trozos extraterrestres dentro del ADN humano, el profesor Sam Chang observa más, “tiene sus propias venas, arterias, y su propio sistema inmunitario que resiste vigorosamente todas nuestras medicinas anticancerígenas”.

Son pruebas físicas de laboratorio que “nuestra hipótesis es que una forma de vida extraterrestre más alta se ocupó de crear nueva vida y plantarla en diversos planetas. La Tierra es solamente uno de ellos. Quizás, después de programarlo, nuestros creadores nos hicieron crecer del mismo modo en que nosotros cultivamos bacterias en los laboratorio. No podemos conocer sus motivos, si fue un experimento científico, o un modo de preparar nuevos planetas para la colonización, o es un asunto en curso a largo plazo de sembrar vida en el Universo”.  Aunque están los seres de visión remota que con su psiquis han logrado determinar situaciones ocurridas en el planeta Marte hace más de 1 millón de años, primero entendamos que la Psiquis es un tema sumamente completo (y complejo), por eso solo haré mención a lo más básico para entender, la psique, del griego ψυχή, psyché, «alma humana» no es sólo la conciencia del individuo. De la visión remota en Marte quedo informe de esto y muchos otros encuentros o contactos por los que se ha podido tomar datos, de nuestros creadores y su fin.  Sam Chang indica más, que “si pensamos sobre ello en nuestros términos humanos, los evidentes “programadores extraterrestres” estaban trabajando muy probablemente sobre un gran código consistente en varios proyectos, y los proyectos habrían producido diversas formas de vida para diversos planetas.

Ellos realizaron “el gran código”, lo ejecutaron, no les gustó alguna función, la cambiaron o añadieron una nueva función, lo ejecutaron otra vez, hicieron más mejoras, y lo intentaron una y otra vez”. El equipo científico del profesor Chang concluye además que, “los evidentes programadores extraterrestres podrían haber ordenado cortar todos sus planes idealistas para el futuro cuando ellos se concentraron en el proyecto Tierra para cumplir el plazo apremiante. Muy probablemente, con una prisa o precipitación evidente, los programadores extraterrestres pueden haber cortado drásticamente el gran código y haber entregado un programa básico diseñado para la Tierra”.
El profesor Chang es solamente uno de los muchos científicos y otros investigadores que han descubierto orígenes extraterrestres en la humanidad.

Teniendo muy presente que la mente humana piensa y actúa en una tercera dimensión, dominada por el “tiempo”, recordemos que existen otras dimensiones, neurólogos, científicos de la materia y astrónomos muchos coinciden que nuestro universo no se mueve por un plano, se mueve por innumerables planos, llámense planos de conciencia o realidades paralelas, nunca mejor dicho.  Cuando nuestro cuerpo duerme nuestro cerebro sigue despierto entrando en fase REM del subconsciente, haciendo liberar e ir a donde queramos o donde nuestro ser necesite la solución de un problema, en vida consiente, ¿Realmente estamos conscientes cuando estamos despiertos? es la pregunta de muchas personas, que hoy día sienten el cosquilleo de encajar piezas con otras, porque el mundo que nos plantean no nos coincide y parece más un videojuego por manipulación ajena de lo que podamos alcanzar, la verdad somos seres excepcionales ignorantes del potencial en conocimiento que albergamos dentro de nuestro ser.

La prueba absoluta

Los coordinadores del Proyecto Genoma Humano encuentran prueba absoluta del contacto extraterrestre con seres humanos de la Tierra a través de la evidencia del ADN.  El profesor Sam Chang y sus colegas investigadores muestran esos huecos, no llevándolo a reconocimiento y siendo el último en las páginas de la investigación al profesor Chang, típico comportamiento de quiénes no quieren la verdad expuesta.  Lagunas o intervalos evidentes de programación extraterrestre en la ordenación del ADN precipitados por un apresuramiento para crear la vida humana sobre la Tierra presente en la humanidad con un crecimiento ilógico de masas de células que conocemos cómo el cáncer”.  El profesor Chang indica más que “lo que vemos en nuestro ADN es una programación consistente en dos versiones, un gran código y un código básico”. El profesor Sam Chang afirma entonces que “el primer hecho es que el programa completo, que no fue escrito positivamente sobre la Tierra; eso es ahora un hecho verificado. El segundo hecho es que los genes, por sí mismos, no son suficientes para explicar la evolución; debe haber algo más en el juego”.

Profesor Sam Chang

“Más pronto o más tarde -dice el profesor Chang- tenemos que enfrentarnos con la noción increíble de que cada vida sobre la Tierra lleva el código genético de su primo extraterrestre, y que la evolución no es lo que nosotros creemos que es”.

Las implicaciones

Las implicaciones de estos hallazgos científicos reforzarían las afirmaciones de otros científicos y observadores de tener contacto con supuestos seres no humanos de fuera de este mundo que aparecen como extraterrestres, pero en realidad tienen mucho de nosotros, incluso tendrían las partes del genoma que nos faltaría para ser más perfectos, –afimar.

Se ha afirmado que los seres no humanos de afuera de nuestro planeta que nos parecen extraterrestres, han proporcionado algo de material genético para la evolución humana, y que muchos de estos extraterrestres han permitido que algunos de su personal encarnen como semillas estelares sobre la Tierra en familias humanas.

Estas semillas estelares, niños de las estrellas o gente estelar, son descritos por Brad y Francie Steiger como individuos cuyas almas estaban encarnadas formalmente sobre mundos de otros sistemas estelares, y luego viajaron a la Tierra y decidieron encarnar aquí con el fin de estimular el desarrollo espiritual evolutivo de la humanidad. Viajaron, pero no por las máquinas que el hombre conoce, usan distintos sistemas para llegar de un punto a otro, uno de estos son los “no conocidos” e investigados “Agujeros Negros” o “Portales Estelares”.

La mayor parte de la humanidad considera que este grupo de extraterrestres son benévolos según lo descrito por contactados tales como George Adamski, Orfeo Angelucci, George Van Tassell, Howard Menger, Paul Villa, Billy Meier y Alex Collier cada uno de los cuales explica la naturaleza de sus interacciones voluntarias con estos seres humanos de apariencia extraterrestre. Estos contactados proporcionan a menudo evidencia física en forma de fotografías, películas y otros testigos de sus contactos con razas extraterrestres. El contactado más ampliamente documentado e investigado es Eduard ‘Billy’ Meier que proporcionó mucha evidencia física para los científicos.

Glándula Pineal y Similitud con las antiguas inscripciones

La Piña, La Glándula Pineal presente en nuestra historia.

Las imágenes captadas por estos contactos, miles se preguntan, ¡siempre borrosas!, no nítidas, el hombre iluso necesita pruebas tangibles, porque desconoce que estos seres se mueven por el multi-universo por varías dimensiones, cuando logran esa frecuencia vibratoria al punto de poderlos captar con una cámara, nuestra lente capta la velocidad por fotograma que nuestro ojo humano no ve.  ¿Y por qué algunos lo ven? porque han despertado su glándula pineal, ubicada en nuestro cerebro “La Piña” (cuerpo pineal o epífisis es un órgano que sincroniza la liberación de la hormona melatonina y otras todavía no estudiadas con las fases de luz-oscuridad).   Nuestro tercer ojo, el que ve más allá de lo que podríamos llamar fantástico e irreal. Se repite a lo largo de la historia. Los Sumerios tenían claro la importancia de la piña, es decir de la glándula pineal , la importancia del árbol de la vida y la importancia de las serpientes, serpientes como ADN o muchas veces representando lo malo, lo perverso de un ser del inframundo. Llama la atención en las imágenes que los Anunnakis (caídos del cielo según los Sumerios ) donde vemos la piña y el árbol de la vida presentes en todo momento. El caso es que los sumerios tenían claro la importancia de la piña, es decir de la glándula pineal ,la importancia del árbol de la vida  y la importancia de las serpientes enroscadas, es decir del ADN.

Por esto el  “Dios” Anunnaki de la imagen está ofreciendo una piña    (es decir , el conocimiento) a la humanidad. También es interesante observar los cráneos alargados encontrados en distintos lugares, esto es un punto relevante a lo largo de nuestra historia. Los escultores eran artistas maravillosos, no creamos que se fueran a equivocar en la dimensión de los cráneos y jugar con su vida, si no los hubieran hecho a imagen y semejanza de estos reyes pudientes y poderosos, seguramente sus cuellos hubieran estado en juego.

En las realezas europeas también a lo largo del tiempo podemos encontrar rastros de ese tipo de cabezas muy raras y alargadas, también los mayas en innumerables dibujos tallados en piedra.

La Glándula Pineal es el foco receptor de todas las energías, las que vibran en distintas frecuencias, es un sensor para regular el organismo ante los estímulos externos. Entendido esto, la pregunta es ¿para que querían los Mayas y los ancestros de nuestra historia, que la glándula Pineal de sus sacerdotes y por lo tanto ellos, se tornara más sensible a todo tipo de frecuencias vibratorias?

Reaprender el orden de nuestra misión, como humanos implantados en un planeta hermoso, al igual que lo benevolente también está ese lado opuesto, del cual de ambos se debe sacar lo mejor, ¿Pero es qué un lado oscuro, malo tiene algo bueno? Sí, es la experiencia de lo que para nosotros no deja un gusto agradable, deja el aprendizaje.  Aprende a no mirar por la rendija de la llave, ni intentes ensancharla, busca la llave que la abre y encontraras la verdad.

Por Mónik Herrera.

http://www.dailymail.co.uk/sciencetech/article-2994187/Mystery-alien-genes-Scientists-discover-DNA-NOT-ancestors-say-change-think-evolution.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *