¿Misiones Falsas?
13 julio, 2017
Explosión de una estrella en 2022 cambiará el cielo nocturno
18 julio, 2017

Iceberg se desprendió en la Antártida

14/07/2017

El iceberg que se desprendió de la Antártida se dirige a Sudamérica, según especialistas en materia de geologia. Suramérica sería el destino que tomará el iceberg (6.000 km2) más grande de la historia que se haya desprendido sucediendo esta semana en la Antártida, al extremo sur de nuestro hemisferio. El inmenso bloque de hielo es cuatro veces más grande que Ciudad de México, 10 más que Madrid y su última parada según será Puerto Rico, indicaron científicos.

El iceberg de 1 billón de toneladas, que se separó en algún momento entre el lunes y miércoles de esta semana de la plataforma de hielo Larsen C, probablemente recibirá el nombre de A68, según informó el servicio de información inglés BBC Mundo en su portal. Uno de los lugares donde suelen acabar los glaciares grandes es en la plataforma de hielo superficial que rodea la isla de Georgia del Sur, unos 1.390 km al este-sureste de las islas Malvinas, al extremo sur de Argentina.

Una vez que los icebergs se desarman vuelcan miles de millones de toneladas de agua dulce en el ambiente marino local. Según investigadores británicos, estos gigantes de hielo tienen un impacto dramático y pueden alterar incluso los ciclos alimentarios de los animales que habitan la isla, como ocurrió con el iceberg A38 que llegó a la isla en 2004.

Foto de Argentina, Google Maps.

El agua dulce tiene un efecto mensurable en la estructura de la columna de agua”, le explicó a la BBC Mark Brandon, oceanógrafo de la Universidad Abierta, en Reino Unido. “Cambia las corrientes en la plataforma porque cambia la densidad del agua de mar. Y también baja la temperatura del agua”.

Más detalles

“El movimiento de los icebergs está controlado mayormente por los vientos de la atmósfera y las corrientes oceánicas que empujan al bloque de hielo que está por debajo de la superficie del agua”, explicó Anna Hogg, experta en observaciones satelitales de la Universidad de Leeds, en Reino Unido.

Si nada lo detiene, o si eventualmente se mueve de su posición original, comenzará a viajar alrededor del continente antártico, impulsado por la corriente costera que gira en sentido contrario a las agujas del reloj y está presente durante todo el año.

“Los rasgos topográficos importantes, como por ejemplo las pequeñas montañas en el fondo del mar, pueden ser lo suficientemente altas como para hacer que el témpano permanezca en el mismo sitio por un tiempo”, dice Hogg. Una vez que llegue a la punta de la Península Antártica, “continuará viajando hacia el norte, en dirección al Pasaje de Drake, donde se irá disipando”, explica la experta.

“Semejante volumen de hielo, tomará un buen tiempo en derretirse, sin importar si está en aguas frías o más cálidas”, señala Hogg. Los científicos no saben con exactitud hasta dónde llegará, pero normalmente no suele llegar hasta una zona habitada. A medida que se desplaza hacia el norte, se irá rompiendo en fragmentos más pequeños que pueden continuar su viaje en diferentes direcciones, según las fuerzas que actúen sobre ellos.

Actualmente, la plataforma de hielo se encuentra a la deriva en el mar de Weddell. Chilingárov ha hecho hincapié en que es importante que “los servicios que se dedican a la Antártida” organicen “un seguimiento del curso que tomará el iceberg para que no moleste a la navegación y a los pescadores”. “Lo esencial es que no interfiera en el estudio adicional de la Antártida”, ha añadido.

Cuando abandone las inmediaciones del continente antártico, es crucial seguirle la pista, ya que es allí donde puede convertirse en un peligro para los navegantes y las próximas costas.

No en este momento -en medio del invierno en el sur-, pero sí durante el verano antártico: si bien la península está fuera de las rutas comerciales más importantes, es el principal destino turístico de los cruceros provenientes de América del Sur.

Mientras se mantiene como una sola pieza, o varias pero grandes, es menos peligroso, ya que puede verse a la distancia. Cuando se desmembra la situación empeora y se vuelve grave, porque desde la superficie es difícil estimar cuánto hielo hay sumergido bajo el agua, es más hielo debajo que lo que podemos apreciar en superficie.

El glaciólogo Adrian Luckman, jefe del proyecto Midas, que se dedica al monitoreo de la región, ha apuntado en un comunicado que el progreso futuro del iceberg “es difícil de predecir”. O sea no tienen ni idea de a donde va, ni la magnitud del problema, algo que inquieta viniendo de estudiosos del tema.

Es sin duda alguna un evento planetario de alta emvergadura. La Agencia Espacial Europea alerta de que el iceberg podría plantear “una amenaza para el transporte marítimo” por sus enormes dimensiones. El iceberg gigante que se ha desgajado este martes del témpano de hielo Larsen C supone “un interesante evento de escala planetaria“.

De momento aquí en La Realidad Paralela (LRP) mantendremos muy pendientes de este Iceberg y que sabemos todos que el clima de nuestro planeta lo han desviado con artilugios creyéndosen Dioses de lo incalculable en cuánto la tragedia que esto génera con el paso de tiempo.

Por Mónica H. LRP

Comparte! así nos ayudarás a difundir la Verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *