EVENTOS ASTRONÓMICOS PARA EL 2019
9 enero, 2019
“7 Planetas y Lunas posiblemente alojen vida”
16 marzo, 2019

“Más Allá de la Vida”

El doctor Eben Alexander nacido en diciembre de 1953 en Charlotte, Carolina del Norte, EE.UU.  Neurocirujano estadounidense, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y autor del best seller Proof of Heaven: A Neurosurgeon’s Journey into the Afterlife (La prueba del cielo: el viaje de un neurocirujano a la vida después de la muerte). Después de convertir su libro “La Prueba del Cielo”, en uno de los grandes éxitos editoriales de los últimos dos años y conseguir que vaya a ser adaptado a la gran pantalla,  el título de El mapa del cielo: cómo la ciencia, la religión y la gente común están demostrando el más allá, esa el la nueva obra del cirujano de Harvard que cuenta con más detalle sobre ese paso que damos todos al despegarnos de este cuerpo físico en 3D (Tercera Dimensión).

Las personas que han vivido un ECM (experiencia a cercana a la muerte) como yo o como el Dr. Eben Alexander volvemos con buenas noticias, no es solo apagar la luz y ya está, todo continua y no es una mala jugada de la química de nuestro cerebro. A veces es difícil comentar y dar rienda suelta a este tema, tan tabú o delicado para unos pocos, el tiempo va a nuestro favor cuando con la evolución nos quitamos esa venda de los ojos y desprendemos lo que un día nos enseñaron nuestros padres o abuelos, simplemente para que no te tachen de psiquiátrico.

Explicaciones de algunos médicos a algo sin sentido, por nuestras ideas plantadas por la sociedad. El Dr. Eben Alexander explicaba cómo, durante la semana que estuvo en coma, visitó otra realidad patentemente real, un sitio donde habían sonidos, olores y rostros, cosas increíbles. Queda meridianamente claro el objetivo del doctor, que no es otro que denunciar que la ciencia apenas está teniendo en cuenta estas experiencias, salvo por “un pequeño pero selecto grupo de científicos, sólo unos pocos médicos han decidido tomárselas de manera seria”.

Teniendo en cuenta que el doctor antes de tal experiencia, era reticente de está de haber algo después que mueres. Tal como planteaba las cosas el Doctor Hunter Doherty “Patch” Adams, mayormente conocido como el médico de la risoterapia, ​ es un médico estadounidense, activista social, diplomático y escritor. Fundó el Instituto Gesundheit! en 1971. Que las cosas en todo deben de tomarse de otra manera y más aún con temas de medicina para lograr una evolución con eficacia.

Experiencias extracorporal «La separación del cuerpo espiritual», ilustración en El secreto de la Flor de Oro, manual chino de alquimia y meditación.

Lo que nos plantea la ciencia es errónea en cuanto a la muerte y ligado a las creencias, prácticamente nos hacemos un cacao mental, cuando lo elemental es que nuestro propio ser interior nos dicta cual es la verdad, ir en contra de tú propio ser, puede ser una tarea agotadora en la ida, ir contra lo que consideras absurdo, que si no ves no crees, esa manera no es correcta, y si piensas, un instante que muchas cosas, que no ves, pero que sientes no tienen una explicación racional, son disparatadas y te confunden. Podrías llegar a pensar que son producto de tú imaginación y cuando te digo que el pensamiento es creación. ¿Que piensas cuando tienes una corazonada?

“Nuevos descubrimientos serán impactantes, también profundamente confortables y sanadores; lo sé porque he estado ahí”

Él Doctor Eben Alexander tuvo una experiencia extracorporea fascinante, donde narra con detalle en su libro “La Prueba del Cielo” lo que vio y escucho, sentía paz absoluta, sobre todo un chica guapísima que lo recibió en todo momento, era algo así, como una azafata, lo guiaba y sus grandes ojos azules le llamaban mucho la atención al doctor Alexander. Después de estar una semana en coma y vivir está experiencia, despertó una mañana de otoño en 2008, y recordó poco a poco todo lo vivido, aunque sabía que podía ser un circulo entre su circulo medico, no cayó y empezó a contar, cuando decidió hacer el primer libro. Al cabo de un tiempo le llamaron de la radio y la TV para conceder entrevistas con lo vivido, y aquí entra la analítica pregunta de todos ¿Lo habrá hecho para ganar fama y dinero?

Pasado un tiempo lo escucha su familia biológica, quién lo había dado en adopción de bebe, lo buscan y quieren que se traslade hasta la casa de sus padres, que se encuentra en otro estado, el Dr. Alexander llamado por su curiosidad, se traslada y viaja a casa de sus padres biológicos, llegando lo recibe su madre, quién con mucho cariño le invita a pasar a una salita y le dice que ellos han escuchado sus entrevistas y sabían que era él su hijo, la cual rompe a llorar y le muestra una foto, el doctor se queda pasmado, un poco petrificado sin expresar palabra alguna durante unos minutos, la foto es de una mujer, su madre le pregunta ¿Es ella a quién viste allí?. Él consteta sin tartamudear “Sí” es ella y a continuación, le pregunta el doctor a su madre -¿Quién es ella? Su madre contesta con los ojos encharcados, es tú hermana, murió hace unos años, el doctor por supuesto se quedó impactado, supo que no era producto de la imaginación por ese contacto con una hermana, que nunca había visto y por otras cosas más por las que regreso para dejarnos el mensaje.

El Dr. Alexander describe cómo vio a unos seres superiores “transparentes y resplandecientes” que le hablaban como por telepatía, le daban indicaciones. Su viaje ocurrió en un estado de conciencia ajeno al cerebro. “Para mí está claro que la conciencia existe en una forma más rica, libre e independiente que el cerebro y que todo eso tiene que ver con la eternidad de nuestras almas”. Para explicar el sentimiento de amor incondicional y unidad con el universo que describe en su relato, el cirujano echa mano, además, de la física moderna. “Los físicos nos dicen que, bajo la superficie, cada objeto y evento del universo está íntimamente entrelazado con otro objeto y evento. No existe separación real. El universo, como yo lo experimenté durante el coma, es el mismo del que Einstein y Jesús hablaron cada uno a su (muy) diferente manera”.

Pretende, además, probarla. Su hipótesis es que, durante esos siete días, su córtex (el área del cerebro donde ocurre la percepción, la imaginación, el pensamiento o el juicio) estaba “completamente apagado” y sus neuronas, inactivas. Explica que los exámenes neurológicos y el escáner cerebral que le practicaron demuestran esta afirmación. También el hecho de que su nivel de glucosa en el cerebro bajó al uno por ciento (comparado con el nivel de glucosa en sangre), mientras en los casos severos de meningitis no suele bajar de 20. “La severidad de la meningitis hubiese evitado todo tipo de sueños y alucinaciones porque todas esas cosas requieren un funcionamiento bastante coordinado del córtex”

“Esa otra dimensión existe. Me enseñó que somos mucho más que nuestros cuerpos físico y nuestros cerebros y que la muerte no es el fin, sino otro capítulo en un viaje incalculablemente positivo”.

Mónik Herrera (LRP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *